Oficina en Salt, Girona: 972 230 560

Manihi

Manihi la cuna de las perlas

By in Polinesia No Comments

A 175 km. al NE de Rangiroa, el atolón de Manihi, de forma oval (28 x 8 km.) y 192 km2. de extensión, es conocido por su reputación desde hace muchos años en el cultivo de la perla negra. La isla se abre por un solo paso, el de Taiarapa, al SO.

Manihi-la-cuna-de-las-perlas-2

Aparte su reputacion, desde 1968, como centro de cultivo de la perla negra, su laguna es tan bonita y se presta al buceo como la de Rangiroa. Varias granjas perleras jalonan la laguna (se suele proponer su visita). Después de la puericultura, los otros pilares de la vida en el atolón son la copra y la pesca.

Después de Rangiroa, Manihi es el segundo centro turístico de las islas Tuamotu. Cerca del aeródromo, al O de la isla, se encuentra el único hotel del atolón, en un entorno encantador.

 

Nombre dado por los descubridores: Wilson

Situación geográfica: 500 km al noreste de Tahití
Superficie: 192 km2 (laguna)

Población: +816 habitantes

 La elección de este atolón

-Atolón perdido. Manihi es un atolón de forma elíptica con aguas cálidas y fondos marinos que atraen a submarinistas de todo el mundo.

-Lugar de nacimiento. Numerosas especies de peces, entre las que se encuentran la locha ondulada y el tiburón gris, llegan a Manihi todos los años, de mayo a junio, para dar a luz a sus crías.

-Un collar de perlas. En el atolón de Manihi nació la primera fábrica de perlas negras de Tahití y sus islas.
-Arqueología. A lo largo de la barrera coralina del atolón descansan restos de antiguos “mara”, en especial en Tokivera, Farekura y Kamoka.

– Actividades. Picnic sobre islotes salvajes, pesca, pesca deportiva, vuelta de la isla en lancha, descenso del paso en buceo libre, alquiler de barco con piloto, crucero al atardecer, barco con fondo de vidrio.

 

Descanso y diversión. En bonitas pensiones, que privilegian una decoración refinada y un ambiente festivo con la colaboración de músicos y bailarines de la isla, muy familiares que ofrecen “fare” acogedores en un ambiente auténtico de calma y descanso.

 

Excursiones

perlas negras varias-Las granjas de perlas. En Manihi surgió la primera fábrica de perlas de Tahití y sus islas. Mediante visitas guiadas, en las granjas de perlas situadas sobre la laguna se pueden descubrir todos los secretos de la famosa perla negra. En estos pequeños laboratorios de producción se pueden admirar variados ejemplares: redonda y perfecta o más alargada, con sus diversos y encantadores matices de color. La perla cultivada de Tahití se ha convertido en un símbolo de belleza y elegancia en todo el mundo.
-Antiguos “marae”. El atolón aloja también los vestigios de antiguos “marae” diseminados a lo largo de la barrera coralina, en particular en Tokivera y Farekura al norte, y en Kamoka al sur.

 

TOUR DE LA ISLA

-Excursiones. Manihi es un atolón de forma elíptica con un solo canal, que conecta la espléndida laguna, en océano abierto y el estrecho de Turipaoa, en cuya orilla surge el único pueblo de la isla, situado sobre el único paso (interrupción de la barrera coralífera). El pueblo reúne vendedores de copra, pescadores y artistas, mujeres que hacen trenzados, bolsas y pequeños juguetes realizados con palmeras.

DISFRUTAR DEL MAR EN MANIHImanihi fondo marino

-Submarinismo. Para el buceo, Manihi ofrece sitios extraordinarios, con una excepcional concentración y riqueza de ejemplares de peces. Se les puede ver saltar dentro y fuera del arrecife de coral, a través del anillo de la propia laguna.

Carángidos y peces napoleón nadan junto a percas y peces barómetro entre mantas reales y rayas. Además, de mayo a junio, el fondo de Manihi aloja grupos de tiburones grises que vienen a dar a luz a sus crías.
Peculiaridades: tiburones martillo y rayas águila, de noviembre a abril; mantas raya, de julio a octubre; tiburones grises, de mayo a junio; bancos de barracudas, tortugas, tiburones pelágicos y delfines, todo el año.

 

tiburon

El pueblo de Turipaoa

Ubicado a orillas del único paso (interrupción de la barrera de coral) del atolón, en Turipaoa es muy habitual encontrarse a los cosecheros de “copra” (coco desecado), pescadores y artistas artesanos, como mujeres que hacen trenzas, bolsas y pequeños juguetes con palmeras.