Oficina en Salt, Girona: 972 230 560

Rangiroa

Rangiroa el atolón más grande

Es el atolón más grande del Pacífico Sur, con una extensión de 70 km de largo. Es como un mar dentro de un mar, que solamente está comunicado con el océano exterior por unos pequeños canales, de los cuales dos son navegables: los pasos “Avatoru” y “Tiputa”. Este entorno natural es ideal para el submarinismo y está a tan sólo una hora de vuelo de Tahití.

Por qué visitar Rangiroa?

  • Laguna azul y arenas rosas:  Un universo de excursiones únicas: por la laguna, a bordo de una barca con el fondo de cristal; a las formaciones coralinas sobreelevadas y a las playas de arena rosada.
  • Caminos de coral: Las aldeas de Tiputa y Avatoru se hallan en las extremidades opuestas del motu y están conectadas a través de un camino de polvo de coral.
  • Perlas negras: Las perlas negras son una de los recursos más valiosos de este archipiélago: una visita a los cultivos de ostras es altamente recomendable.
  • Hoteles y casa de huéspedes para todos los gustos: La mayoría están agrupados en el islote principal, entre Tiputa y Avatoru, con la excepción del hotel Kia Ora Sauvage, un concepto fuera de lo común, para vivir en simbiosis total con la naturaleza.
  • Cruceros “Robinson”: A bordo de catamaranes lujosos, explorando islas vírgenes, Visitas por Rangiroa, Granjas de perlas… Los hoteles y pensiones de Rangiroa, así como los propietarios de las propias granjas, organizan visitas guiadas a los centros perleros. Ya sea natural o de cultivo, la perla de Tahití es un artículo muy prestigioso.
  • Sensacionales fondos marinos: Rangiroa es conocida en todo el mundo por su vida submarina, con barreras coralinas que el comandante Cousteau clasificó como las más hermosas y ricas del mundo. Rangiroa es uno de los lugares más famosos del mundo para la práctica del submarinismo. Tanto para los que hagan su primera inmersión de bautismo explorando la laguna, los estrechos y arrecifes, como para los buceadores iniciados en el deporte; todos quedarán deslumbrados por la riqueza de la fauna submarina y por la incomparable belleza de los fondos y de la flora.                                 El carácter excepcional de este lugar se debe a la fuerte densidad de la fauna en la laguna, en sus dos estrechos de fuertes corrientes, y también en zonas alejadas de la costa. Entre las inmersiones más espectaculares destacan los pasos o estrechos, los arrecifes con abundantes cavernas de nombres como “la gruta de los tiburones” o “la caída y la eólica”. Las nubes de cirujanos, rubios, napoleones se codean con las mantas rayas o leopardo de majestuosos movimientos, mientras desfilan los bancos de jureles del Pacífico y las barracudas.                                                                                                                               Las sensaciones fuertes comienzan en el encuentro con los omnipresentes tiburones grises “raira”, los de punta blanca de arrecife, y los tiburones martillo. Un verdadero festival.

TOUR DE LA ISLA
Rangiroa es la isla más poblada de las Tuamotu y está formada por 240 motu separados por más de 100 hoa (pequeños canales) que dibujan un cinturón coralífero de casi 300 metros de ancho, pero que se extiende a lo largo de más de 200 kilómetros.
Al noroeste se encuentra Avatoru, el pueblo principal de Rangiroa frente al motu Fara. El otro pueblo, Tiputa, está en el lado opuesto del motu y está conectado con el primero a través de una carretera de polvo de coral.
• Laguna azul
Gracias a la increíble experiencia de un paseo en barco con el fondo de cristal se pueden conocer mejor los dos pasos y observar los juegos de los delfines en medio de las corrientes. La clásica excursión a la “Laguna azul”, a una hora en barco, cerca del motu Taeooo, acuario natural gigante en una laguna maravillosa, encarna por sí sola el sueño polinesio. Los bancos de peces y las
cristalinas aguas incitan al buceo. Los motu que flanquean este lugar albergan diversas especies de aves raras, como las cotorras “vini ultramarina”.
• Isla de los arrecifes
La excursión a la “Isla de los arrecifes” para conocer las extraordinarias formaciones de coral elevadas se puede ampliar con una visita a “las arenas rosas”, una mezcla sorprendente de cielo azul, arenas rosas y aguas turquesas de la laguna.