Oficina en Salt, Girona: 972 230 560

Australia y Oceania

Maupiti una perla por descubrir

By in Australia y Oceania, Polinesia No Comments

1024px-Maupiti_Island

 

A sólo 40 km al oeste de Bora Bora hallamos la isla de Maupiti, un clon de aquélla en miniatura. Esta joya de los mares del sur, a semejanza de su gran hermana, también luce altas crestas rocosas elevándose sobre la poco profunda laguna de color jade y tiene alas desplegadas en forma de cinco islotes circundantes (los “Motus”). Pero, la diferencia entre las dos islas es que Maupiti aún preserva intacto todo su encanto, al no estar contaminada por el turismo masivo. Lo confirman los nativos de toda Polinesia, repitiendo sin cesar que “Tahiti es lo que era Hawai” , “Huhaine es lo que era Moorea” y “Maupiti es lo que era Bora Bora“. Si el viajero sagaz quiere embarcarse en una máquina del tiempo y saborear la Polinesia autentica, volviendo a la época previa al turismo masivo, nada mejor que visitar Maupiti.

Varios restos arqueólogicos de la isla datan del 850 d.C. La isla fue ‘descubierta’ en 1.722 por el holandés Roggeveen; el misterio es cómo no vió Bora-Bora: es perfectamente visible desde Maupiti. Durante esta época, y el siglo XIX, la isla vivió sobre la influencia de Bora-Bora.

Hay dos pequeñas villas al E: Farauru y Vaiea. Se puede dar la vuelta a la isla en una o tres horas a pie o en bicicleta. La zona más bella es la playa Tereia, al oeste de la isla; desde aquí, en marea baja, se puede cruzar al motu Auira.

Si la visita se plantea como excursión de un día desde Bora Bora, os damos 7 razones para no dudar en hacerlo. Y si se opta por pernoctar una o dos noches, os recomendamos un establecimiento de nuestra confianza.

OTROS ATOLONES DE LAS ISLAS SOUS LE VENT

MaupitiISS002-E-7552En las islas de sotavento hay también otros cuatro atolones: Tupai (Motu Iti), de 11 km2 y a 16 km. al N de Bora-Bora; Maupihaa (Mopelia), 4 km2 y 160 km. al SO de Maupiti; Manuae (Scilly), 4km2; y Motu One (Bellinghausen), 200 km. al O de Maupiti.

En 1917 naufragó en Mopelia el Seeadler, barco corsario alemán del conde Von Luckner. Hoy en dia los cuatro atolones son reservas integrales para la reproducción de las tortugas marinas, en peligro.

PLAGE TEREIA

Es una hermosa tira de arena blanca y rosa, en el extremo occidental de la isla central, frente a la laguna. Los residentes de Maupiti rechazaron en varias ocasiones construir un complejo hotelero en los alrededores de esta playa, una de las más espectaculares de la Polinesia Francesa. Durante la marea baja se puede cruzar por el “Paso de los tiburones bebés” al Motu Auira, el más grande de los islotes de Maupitu. El agua no sobrepasa la cintura, el paso se cruza en unos 30 minutos y se aprecian los puntos negros de las aletas de  los pequeños tiburones de arrecife de coral.

 

 HOTU PARATA Y TEURAFAATIU

Hotu Parata es un acantilado de basalto negro que se eleva 165m. por encima de Vaiea, la principal población de la isla, añadiendo un toque dramático al panorama de la aldea. Sus múltiples cuevas son perfectas para la nidificación, convirtiéndolo en un auténtico santuario de  aves marinas. Existe una senda muy empinada que lleva a la cima, pero en ciertas partes la excursión es más parecida al alpinismo que al senderismo. La inestabilidad de las rocas de origen volcánico desaconseja intentarlo por cuenta propia. En los establecimientos turísticos se puede contratar un guía para esta excursión de una hora de duración.

HOTU PARATA

Hotu Parata no es la cima más elevada de la isla, sino el Mt Teurafaatiu (380 m.), al que también se puede acceder por una senda (3 horas aprox.), pero menos empinada que la que lleva al Hotu Parata. Ofrece vistas inmejorables de la laguna desde la cima y a Bora Bora como telón del fondo. En días claros la vista alcanza a Taha’a y Raiatea.

 

 TOUR DE LA ISLA EN BICICLETA

Ya que la isla es tan pequeña, se puede ver entera pedaleando en una bicicleta. El camino circular alrededor de la isla, de 11 km de longitud total, es llano, salvo en un punto donde hay que subir  un pequeño puerto entre la playa Tereia y la costa sur.

Los residentes suelen esperar en el muelle al “Maupiti Express” (mini-transbordador desde/a Bora Bora) con sus bicis listas para ser alquiladas.

PASEO MARÍTIMO

La gran mayoría de los 1200 habitantes de Maupiti viven en Vaiea, Petei, y Farauru, tres poblaciones al pie del acantilado Hotu Parata. Están pegadas una a otra, con lo que conforman una gran aldea. Es el único lugar dónde podemos encontrar supermercados y otras comodidades que solemos dar por sentadas. El devastador huracán de 1977 destruyó muchas de las casas antiguas. Hoy en día éstas se pueden contemplar solamente en el “Paseo Marítimo de la laguna”, que se extiende desde el muelle hasta la única escuela de la isla.

 

MARAE VAIAHU

Restos del templo principal de la isla,  que fue el lugar de culto donde se reunían los jefes tribales de Bora Bora con los jefes locales en ceremonias de nominación. De ahí la importancia cultural de Maupiti entre los nativos. El templo es célebre por su altar, utilizado en las ceremonias para bendecir las flotillas pesqueras. La realeza “maupitiana” solía vivir en sus alrededores.

HOTU PARATA

BUCEO Y AVISTAMIENTO DE BALLENAS Y DELFINES

Los amantes del buceo disfrutarán de la laguna, regularmente visitada por las elegantes rayas grises y las majestuosas rayas manta (que utilizan la laguna como zona de limpieza) y de sus jardines de coral habitados por peces tropicales. La mejor zona son las cercanías del Motu Paeao. Durante el inverno austral (de junio a agosto) las aguas alrededor de la isla proveen de refugio a las ballenas jorobadas. El avistamiento de ballenas y/o delfines suele durar 3 horas.

PLANTACIONES DE SANDIAS

El principal cultivo de Maupiti son sus sandías. La gran mayoría de la población trabaja en las plantaciones de sandías, que exportan a las demás islas de la Sociedad. Haciendo la vuelta a la isla en bici podemos disfrutar del acento que añaden estas plantaciones al paisaje.

Motu Pitihanei es el único lugar en Polinesia (y del mundo) donde se cultiva la Tiare Hina , una variedad de gardenia.

Por aire: Air Tahiti tiene 4 vuelos semanales a Maupiti, desde Papetee, casi todos con escala en Raiatea (55 minutos directo, 1 hora 25 minutos con escala). El aeródromo está ubicado sobre el arrecife del Motu Tuanai.

Por mar: Tres veces a la semana el veloz trasbordador “Maupiti Express” llega desde Bora Bora al muelle de Vaiea, después de unas 2 horas de viaje  (martes, jueves, sábados, salida a las 8h30 y regreso a las 16h00). Como cualquier otra embarcación, tiene que franquear el paso “Onoiau”, la única entrada navegable a la laguna. Durante el temporal la salida puede ser dificultada por el oleaje y una fuerte y continua corriente de salida, hasta el punto de tener que abortarla y volver al muelle de Vaiea. En tal caso, bastante infrecuente (estas condiciones suelen darse unas tres veces al año), no queda más que encogerse de hombros y seguir disfrutando de los encantos de Maupitu.

 

DONDE ALOJARSE

Le Kuriri (***), se encuentra a lo largo del flanco de frente al océano del islote Motu Tiapaa y es más bien un pequeño hotel que una simple pensión (en Maupiti no hay hoteles, solamente pequeñas pensiones). Sus dueños, Anne-Marie y Camille Marjorel, dejaron atrás la vida ajetreada de las grandes corporaciones francesas y adquirieron y restauraron este pequeño hotel con encanto.

Tiene 5 espaciosos bungalows construidos con materiales naturales, decorados al  estilo polinésico, cada uno con su baño exterior y ventilador. Las camas están equipadas con redes anti-mosquito. La electricidad la proveen 24h al día sus paneles solares, extendidos a lo largo de esta propiedad de 6 km². El transporte desde/a aeropuerto está incluido en el precio.

Es famoso por sus excelentes cenas basadas en productos locales, destacando el marisco siempre fresco.  Recomendamos  media pensión o pensión completa (ya que existe sólo un restaurante fuera de las posadas, en la isla central).

http://www.maupiti-kuriri.com/

Otros establecimientos recomendados son:

http://www.maupitiresidence.info/infos.php

 

 

                                         

Nombres de niño y niña de Origen Polinesio

By in Australia y Oceania, Polinesia No Comments

Los nombres de pila tienen un sentido, y son a menudo poéticos.

 

Las lenguas polinesias forman parte de las lenguas oceánicas (parte a su vez de las lenguas malayo-polinesias).

 Los nombres polinesios se asemejan a los hawaianos y maorís al tener un origen parecido. Muchos de los nombres en polinesio hacen referencia a elementos de la naturaleza o derivan de palabras, héroes antiguos o dioses…  También a características físicas de una persona: alto, varonil, fuerte, hermoso…

 

Nombres de Niño:

Maui
Significado de Maui
Un héroe legendario. (chico polinesio)

Aisea
Significado de Aisea
“Dios salva”. (nombres varon polinesio)

Ariki
Significado de Ariki
“Jefe”.

Tiki
Significado de Tiki
“E que vuelve a la vida después de la muerte como un espíritu”.

Arana
Significado de Arana
“Guapo”.

Kauri
Significado de Kauri
“Un árbol de Nueva Zelanda”.

Hori
Significado de Hori
Forma de Jorge, “granjero”.

Afu
Significado de Afu
“Calor”.

Ahio
Significado de Ahio
“Torbellino”.

Tangaroa
Significado de Tangaroa
“Del mar”.

Faipa
Significado de Faipa
“Los cebos del garfio”.

Amanaki
Significado de Amanaki
“Esperanza”.

Fale
Significado de Fale
“Casa”.

Fau
Significado de Fau
“Árbol”.

Afa
Significado de Afa
“Huracán”.

Eloni
Significado de Eloni
“Alto”.

Aisake
Significado de Aisake
“El que sonríe”.

Feleti
Significado de Feleti
“Paz”.

Turi
Significado de Turi
El nombre de un jefe famoso.

Tawhiri
Significado de Tawhiri
“Tempestad”.

Alipate
Significado de Alipate
“Brillo”.

Emobi
Significado de Emobi
“Nacimiento”.

Folau
Significado de Folau
“Viajar”.

Ahomana
Significado de Ahomana
“Trueno”.

Fainga
Significado de Fainga
“Confrontar”.

Akolo

Significado de Akolo
“Valla”.

Matareka
Significado de Matareka
“El que tiene una cara sonriente”.

Futkefu
Significado de Futkefu
“Parcela de hierba”.

Feilo
Significado de Feilo
“Familiar”.

Ahohako
Significado de Ahohako
“Tormenta”.

Fangatua
Significado de Fangatua
“Luchar”.

Fekitoa
Significado de Fekitoa
“Encuentro de dos hombres”.

Fuanilevu
Significado de Fuanilevu
“Magnífico”.

Anitelu
Significado de Anitelu
“Masculino, varonil”.

Kupe
Significado de Kupe
El nombre de un explorador heroico.

Atiu
Significado de Atiu
“El más viejo”.

Oroiti
Significado de Oroiti
“El lento de piernas”.

Fuleheu
Significado de Fuleheu
“Pájaro”.

Ihorangi
Significado de Ihorangi
“Lluvia”.

Filimoeika
Significado de Filimoeika
“Enemigo de los tiburones”.

Kereteki
Significado de Kereteki
“Figura mitológica”.

Fautave
Significado de Fautave
“Árboles grandes, altos”.

Fangaloka
Significado de Fangaloka
“Playa”.

Whetu
Significado de Whetu
“Estrella”.

Alika
Significado de Alika
“Defensor de la humanidad”.

Fauiki
Significado de Fauiki
“Árboles pequeños”.

Faleaka
Significado de Faleaka
“Planta de la casa”.

Manu
Significado de Manu
“El hombre de los pájaros”.

Afi
Significado de Afi
“Fuego”.

 

Nombres de Niña:

 

Maru
Significado de Maru
“Gentil”. (nombres polinesios)

Nani
Significado de Nani
“Bella”. (nombres polinesicos)

Ulani
Significado de Ulani
“Alegre, con el corazón lleno de luz”. (nombres polinesios femeninos)

Kiri
Significado de Kiri
“La corteza de un árbol”. (nombres de niña en polinesio)

Hika
Significado de Hika
“Hija”. Variantes: Hyka, Hikah, Hykah. (nombres de niñas polinesia)

Ema
Significado de Ema
“Amada”. (nombres femeninos de la polinesia)

Kaula
Significado de Kaula
“Profeta”. (nombres femeninos polinesios)

Hoku
Significado de Hoku
“Estrella”. (nombres polinesios mujer)

Inas 
Significado de Inas
“La mujer de la luna”.

Hine 
Significado de Hine
“Doncella, soltera”.

Mahuru 
Significado de Mahuru
Diosa de la primavera.

Taranga 
Significado de Taranga
“Una figura de leyenda”.

Turua
Significado de Turua
“Bella”.

Hiriwa 
Significado de Hiriwa
“Plata”.

Rewa
Significado de Rewa
“Fina, esbelta”.

Kohia 
Significado de Kohia
“La flor de la pasión”.

Moeata 
Significado de Moeata
Nombre de mujer que significa “nube de dormir”.

 

Letras de Canciones Polinesas

By in Australia y Oceania, Polinesia No Comments

 TE TIARE TAHITI, E TIARE HERE HIA

(Himene ruau)

Te tiare Tahiti, e tiare here hia
Te tiare here hia e te maohi ra
Ua riro oia ei arii vahine
Mai te hei iti i nia te upoo e

A poe a poe te tiare Tahiti
Hamani i te hei te tiare Tahiti e
Ia tahirihiri o tona noanoa e
I te ao e te po
Aue ra hoi o tona noanoa e

Te tiare Tahiti e tiare roo rahi
Ua tae o tona noanoa i te ara
Ua huti hia mai e te mau ratere
Haere mai i te fenua i Tahiti mai e

A tanu a tanu te tiare Tahiti
Ua riro ei unauna ti tino e
Na te hupe iti no te moua mai e
Faararirari te tiare Tahiti e
Aue
Aue
Aue
Ua noanoa te Tiare Tahiti e
Himenemene noa mai tona reo iti e
Tarape maira tona pue rima e
Aue
Aue
Aue
Te mau tomie e te feia mana
Tatou pouroa i teie nei po
To te atua ia aroha ia tatou
A hia hia hia hia hia
Hia hia hia hia hia ia tatou
Tiai oia ia tatou ei
E tae noaitu i te hopea

 

UA VAI ‘API – Tahitian Aparima

I tera ra tau i to’u vai ‘apiraa
Ua here ho’i au ia ‘oe i ni’a i te one
I te hiti o te pape i mana’o ai au
I to’u vai ‘apiraa
E noa atu te tau aita i mo’e ia’u to’oe nehenehe
Rahi e noa atu te tau e te mau matahiti
Ua vai ‘api noa a
To’u here no ‘oe
I ni’a i te one
I te hiti o te pape ua ite au
Ua vai ‘api to’u here no ‘oe

 EITA VAU E FIU

Te hoe po avae
Tou it raa tu ia oe
To tino iti nehenehe
Eiata vau e fiu

To reo iti tei oto mai
O tau e mihi nei

A toro mai na to rima
Eita vau e fiu

Horoa mai na to paparia
E apa rii ia vau e

 A toro mai na torima

Eita vau e fiu

To reo iti tei oto mai
O tau e mihi nei

A toro mai na to rima
Eita vau e fiu

E PUROTU

E Purotu oe no raromatai
E Purotu oe nou tou aia
Te faa hei nei au I to oe

 nehenehe

E Purotu oe no tou fenua

Mai te hoe tiare
Ua’a api e
E faa unauna oe
I te mau vahi atoa

Ua riro mai oe
I te po avae
E manaonao raa nou
I roto i tou mafatu
Mafatu e

(Maururu roa Teriimataha)

ERITAPETA

Ua hiti tera ra ava’e
I nia Eritapeta e
Ua tapoihia te ata, e ata poiri e
Haapuva’ivai noa mai
Te hupe no te moana ra e
Ua turorirori ta’u tino iti e
Aue ra o te au e

Aue te arofa Eritapeta
Te faaruru raa, i te to’eto’e
Ruruta’a hia to tino e
I te po e te ao

HAAPEU MAI NA

 Haere mai na oe haapeu mai na,

Poe mai na i te tiare
na to mata purotu
na te reira e faareka mai.
Eiaha ia moe,
to taua here iti e

to hei Hinano

poe iti api
E haere a na vau e,
i te pae tatahi e
puhi hau maira,

te matai.

I te hiti o te pape
Te vahi here here ai
ta ua e te ho a a hoi mai
o te here here nei taua e

HURI MAINA (J’ai juré)

Huri maina to mata rii au e
e hi’o ana vau to mata nehenehe (te huru te vahine tahiti)
e au mau oe te hoe ‘umoa tiare
alors ca y est alors
no te au taua e

J’ai juré de t’aimer toujours
Comme dans les chansons d’amour
et cet accordéon que jouait si bien
dans ce vieux bar où tu dansais si bien
mais tu n’a rien juré du tout
et tes yeux m’ont paru si doux
aussitot j’ai compri que c’était l’amour
J’ai juré de t’aimer toujours

 IA NEKE

Ia neke ia neke ia mau tauahi taua e
tapiki tapiki mai koe i runga iaku e
i raro taua i te tumu mikimiki e
i ani a vau
toku makui
ei a faatia hia mai, e va reka taua e

KIRAHU E

Kirahu e Kirahu pakeke e
No runga ona te hiti aveave
Reia e Reia tinitini e
Reia e Reia manomano

 Titiri e te rahi katinga

Titiri atu na tautu roa e
Haere e Tautu noa e
E kimi hoki koe i tana katinga

MAI TO HOE HINANO

Mai to hoe hinano i te po
manea e maime
tokerau te matagi farara noa mai
tona noanoa
mai te tagi o te kukupa
to reo e maine
manao rahi to’u ia oe
e a’u here iti e

Ua ao te po maine, taku paki ia ko e
maina to mata manea, huri mai ia kue
ha’a repu repu te moana
toku hinagaro
ua tarape (vau) ia oe, e a’u here iti e

MAIMA

Au soleil d’une île fleurie
Maima découvre la vie
Elle joue près de sa maman
Qui lui chante tendrement

Maima, les grands palmiers t’ont vu naître
Le sable a guidé tes premiers pas
Les oiseaux t’ont appris a reconnaître
La chanson du lagon bleue, Maima

Le soleil vient caresser ta peau douce
Les fleurs couronnent tes cheveux noirs
Tu t’endors sur un joli lit de mousse
Maima, pour rêver quand vient le soir

Maima, tu as grandi, tu es belle
Tu as laissé ton île pour moi
Entends-tu les cloches de la chapelle
C’est l’amour qui nous unit, Maima

PATU PATU AKE

Haka rongo ake ana vau aere ana koe kita kutaaka viki ake te moana

 nui ie kiva e

patu patu ake manava aki rangi runga aku maehara

aue tama puta aku aroha kore roa mosou e

Vaiho ra ete hoa ma te hoa ta mama aka o ki mai
afi afi ake aku rima nei taua piri ake e aue
patu patu ake manava haka rangi runga aku mahera
aue tama puta aku aroha kore roa mo sou e

TE OPUTA O TE AROHA

 E reo ta’u faaroo

ma’i ni’a i te ra’i

tei pii ia oe
e to’u nuna’a
a tuu i to turi
i raro i te repo
mau i to rima

arue te atua.

Te pii noa ra oi’a
ia oe te nuna’a
ua rava’i te hara
haere mai, haere mai
vai matara noa te uputa
te uputa o te aroha
mau i to rima
a pee te atua

 

Raiatea la isla sagrada. Polinesia

By in Australia y Oceania, Polinesia No Comments

Las islas de Raiatea y Tahaa, entre Huahine y Bora-Bora, y a 220 al NO de Tahiti, comparten una misma laguna, a 3 km. una de la otra.

Borabora_Tahaa_RaiateaRaiatea (Ra’i atea = cielo lejano) es la isla más grande, alta y poblada de las islas a sotavento; de forma triangular, mide 170 km2, su máxima cota es el monte Toomaru, de 1.017 m., y tiene unos 12.000 habitantes; su laguna, que en algunos sitios alcanza bastante profundidad, se abre en 8 pasos. Raiatea es la isla sagrada de Polinesia (a menudo se la nombra como ‘Raiatea la sagrada’), y juega un rol fundamental en la cultura y religión ancestrales: Raiatea y Tahaa fueron las primeras islas de Polinesia francesa en ser pobladas, probablemente por gente de Samoa (esto lo refleja el ancestral nombre de la isla, Hava’i), y de ella colonizaron las demás islas del archipiélago; al SE de Raiatea se encuentra el marae Taputapuatea, el más grande e importante del territorio, y se dice que cada nuevo marae de cada isla debía contener una piedra de aquel.

Raiatea no es una isla turística, pero sí apacible. Carece de playas blancas. Sin embargo, Raiatea posee el único río navegable de todo el archipiélago, el río Faaroa, que desemboca en la bahía del mismo nombre, al E de la isla. La vida en la isla se basa en la agricultura y la pesca. La isla interesará a aquellos que gustan de la cultura e historia de Polinesia.

Una carretera da la vuelta a la isla. Al NE, se encuentra Uturoa, la capital (y de todas las islas a sotavento), y el embarcadero para Tahaa; en ella es notoria la presencia china. Al interior, en el monte Temehani, se da una preciosa gardenia endémica de la isla, la Tiare apetahi, de pétalos blancos y que se abre al amanecer. Al E se abre la preciosa bahía de Faaroa, y, al SE, cerca de Opoa, se encuentra el marae Taputapuatea, el más importante de Polinesia francesa. Al NO, está el aeropuerto. Alrededor de la isla se distribuyen un par de marinas, pues Raiatea es el principal centro de la vela en Polinesia.

Raiatea fue bastante dañada por el tifón Alan, de 1.998.

En la mitología de los antiguos habitantes de Polinesia, la isla de Raiatea se considera la cuna del mundo. Además, fue el centro religioso y cultural de estos navegantes épicos, quienes zarparon desde sus costas a descubrir y colonizar Hawai, Nueva Zelanda y la isla de Pascua.

Llegaron a nuevas tierras en sus catamaranes, construidos a las orillas del río Faaroa, el único navegable de la Polinesia Francesa. La madera para sus embarcaciones la flotaron río Faaroa abajo, desde los bosques tropicales de las tierras altas a los improvisados astilleros del delta del río, de lo que dio fe el capitán James Cook, el primer europeo en visitar Raiatea en 1769.

El hecho de que el Faaroa siga siendo navegable hoy en día nos brinda la oportunidad de vivir la experiencia única de navegarlo río arriba en un pequeño barco o remando en un kayak.

 

El río Faaroa

Raiatea kayakUtilizar los kayaks en la Bahía de Faaroa, donde desemboca este río creando una especie de mini fiordo tropical, un importante puerto para barcos y pequeños yates. Nos impulsamos paleando río arriba. Ir contra corriente en donde no presenta un problema durante el invierno seco (de mayo a octubre), ya que en esta época el río no es tan caudaloso y por lo tanto la corriente no es tan fuerte.

Tras diez minutos de navegación, las orillas se van aproximando a la vez que se elevaban; el río se estrecha. La neblina en el aire desdibuja los kayakss adelantados del resto del grupo. Numerosas aves nos hechizan con una melódica mezcla de cantos. La vegetación exuberante se convierte en autentica jungla; las copas de arboles de ambos lados se tocan por encima de nuestras cabezas, creando un túnel tropical por el cual se navega.

Se pueden observar varios hibiscos de árbol (Hibiscus tiliaceus, “purau” en la lengua nativa), que florecen con un amarillo brillante en su único día de vida; por la tarde cambian de color al rojo vivo y se caen de su árbol al atardecer del mismo día. Un tapiz carmesí, tejido en los días anteriores, adorna las escarpadas orillas del río.

Famille_royale_de_Raiatea_en_1898

La aventura acaba con la visita del principal lugar arqueológico del archipiélago, el marae de Taputapuatea. Fue construido en el siglo XVII y dedicada a Oro, Dios de la guerra. Su importancia queda patente en el hecho de que cualquier marae construido en las islas de la Sociedad tenía que incorporar una piedra del marae de Taputapuatea, como prueba de lealtad y de alineación espiritual. En la parte interior de este monumento está la impresionante piedra erecta, marcando el lugar exacto de la investidura de los reyes tribales de la antigua Polinesia.

LA EXCURSIÓN: Suele durar unas 4 horas. Aproximadamente la mitad de este tiempo se pasa en el kayak. Los kayacs son individuales, pero también disponen de embarcaciones para dos personas.

 Safari en 4×4

Foto: Tahiti tourisme

Foto: Tahiti tourisme

Descubra la salvaje isla de Raiatea en un safari en un jeep 4×4. Este tour de medio día empieza con una recorrida a lo largo de la Bahía de Faaroa, donde se encontrará el cráter fundacional y se verán y conocerán la flora tropical y las plantaciones de guayaba y mango. Siga hasta el mayor y mejor preservado marae (templo) de toda Polinesia Francesa, el Marae de Taputapuatea. Esta plataforma pétrea del templo cuenta con la imagen de Oro, el dios de la Guerra y la Fertilidad. Concluya el tour en el Valle Sagrado de Vaimori, donde una plantación de vainilla se visitará, y se mostrará a los pasajeros cómo esta orquídea es cultivada, cosechada y conservada.

 

Crucero de puesta del sol en catamarán

Pruebe un cocktail exótico o una copa de champagne mientras admira la puesta del sol sobre la isla de Bora Bora.
Duración 2 horas y media.

Recorra el interior de la isla y mida su longitud gracias a una ruta que la atraviesa, para descubrir la belleza de la exuberante vegetación tropical. Haga una refrescante parada en el Belvedere, donde se revelará el mirador de las magníficas cuatro bahías turquesas del lagoon de Taha’a. También visite una granja de perlas negras, y la tradicional plantación de vainilla.

 

 

Arte y Literatura en La Polinesia

By in Australia y Oceania, Polinesia No Comments

Arte y Literatura

Tahiti y las islas de Polinesia francesa, y las Marquesas, han atraído desde el siglo XVIII a varios artistas, entre ellos los escritores y pintores:

Herman Melville vivió tres semanas en 1842 en el valle de Taipivai, en la isla de Nuku Hiva, en las Marquesas, estancia que se reflejó en su primer libro, Taipi.

The marriage of Loti

Pierre Loti es el seudónimo de Julien Viaud, oficial de la marina francesa. Pierre Loti es el personaje principal de la bonita novela The marriage of Loti; la novela se basa en las experiencias de aquel en Tahiti en 1872.

La isla del tesoro Robert Louis Stevenson

Robert Louis Stevenson, el autor de La Isla del Tesoro, visitó la bahía de Hatiheu, al NE de Nuku Hiva, en las Marquesas,
lugar de donde sacó inspiración para sus relatos de ambiente isleño (En los Mares del Sur), y en Fakarava, en las Tuamotu, y Tautira, en Tahiti Iti, antes de partir rumbo a Samoa, donde pasaría el resto de sus días.

En la isla de Hiva Oa, en el grupo Sur de las Marquesas, fue donde el pintor francés Paul Gauguin pasó sus últimos días, hasta su muerte, acaecida en 1903. La primera estancia de Paul Gauguin en Polinesia tuvo lugar de 1891 a 1893, en Tahiti. En 1893 regresó a Francia, donde sus cuadros de origen tahitiano no tuvieron éxito. En 1895, el pintor regresó a Tahiti, enfermo de sífilis; se sabe que intentó suicidarse por lo menos una vez; eso sí, artísticamente, las cosas le fueron mejor: de esta época son sus mejores obras. En 1901, se instaló en las islas Marquesas, en Hiva Oa, para ver si encontraba la necesaria paz para su trabajo; defendió los intereses de los nativos contra la iglesia católica. En Hiva Oa, Paul Gauguin fue perdiendo interés por la pintura, para consagrarse a su otra pasión: la escritura. Paul Gauguin está enterrado en el cementerio de Atuona.

Victor Segalen, médico de la marina francesa, pasó un año en Polinesia. Su novela más famosa es Les Immémoriaux.

William Somerset Maugham vivió una temporada en 1916 en Tahiti, en donde se documentó para su novela The Moon and Sixpence, basada en la vida de Paul Gauguin.

James Michener tuvo un gran éxito con su primera novela Tales of South Pacific, basada en su estancia en Polinesia, que ganó el premio Pulitzer.

Jacques Brel SelloEn 1975, otro insigne representante de la cultura francesa, el cantante Jacques Brel, se refugiaba, junto a su compañera Madly, en Atuona, en Hiva Oa, en las Marquesas. La tumba de Jacques Brel, muerto en 1978, hace compañía, a cierta distancia, a la Paul Gauguin (Paulo, como él lo llamaba), en el mismo cementerio de Atuona, dominando la bahía de los traidores.

Varios artistas y escritores contemporáneos han residido o residen actualmente en Polinesia, sobre todo en las isla de Mo’orea: François Ravello, Alex du Prel, etc.

 

 

Foto de easyvoyage

Foto de easyvoyage

 

 

Turismo y vacaciones en Polinesia

By in Australia y Oceania, Polinesia No Comments

Turismo y vacaciones

 

Tahiti y Polinesia francesa es uno de los destinos más bonitos para unas vacaciones, y el nº 1 para una luna de miel.

¿Cuándo ir?

  1. En Tahiti y sus islas, como en todos los trópicos, hay dos estaciones: la húmeda y la seca.
  2. La época más común de visita es el mes de julio, que coincide con las fiestas del Heiva: si en otra época es recomendable la reserva, en julio se hace casi necesaria.

¿Cómo ir?

  1. Recomendable realizar el viaje mediante una agencia de viajes, los vuelos son extremadamente caros y el combinado con la oferta hotelera y los vuelos inter islas resultan mucho más económicos de esta manera, además de los consejos prácticos y de realizar un completo seguro de anulación y de viaje.
  2. El viaje no es barato; aparte de estar en el otro extremo del mundo, Polinesia francesa es una de las zonas más caras del planeta (debido al sistema de impuestos basado en la importación), los hoteles son caros (y sólo incluyen la reserva de alojamiento, y a veces el desayuno), pero puede valer la pena.
  3. Sólo es necesario, para entrar en el país, para un cuidadano de la UE, el pasaporte, con una validez mínima de seis meses. Estancia máxima de tres meses.
  4. Prepárate para un viaje largo en avión: 24 horas. Air France tiene vuelos desde Paris varias veces por semana, según la estación, con una escala en Los Angeles. Air Tahiti Nui, la compañía aérea de Polinesia francesa, lo mismo. Es mejor viajar ligero: en el vuelo internacional la franquicia máxima es de 20 kg.

 

Consejos prácticos

  1. Polinesia, al E de la linea de cmbio de hora, tiene una diferencia horaria con Madrid y Paris de 12 h en verano y de 11 en invierno.
  2. Vestimenta. Informal. Sólo necesarias camisetas de algodón, shorts, traje de baño y, para por la noche, algo un poco más de vestir. Necesaria la crema solar, las gafas de sol, anti-mosquitos, gorra y sandalias de plástico para el coral. No olvides un pequeño botiquín. Y, si se tiene, equipo de buceo.
  3. Polinesia es cara. La moneda es el CFP (franco del pacífico). 1 euro = 119,32 CFP. La excepción son el transporte (el truck) y los sandwiches.
  4. En Tahiti y Moo’rea, para moverse, se utiliza el truck (especie de camión con la parte trasera dispuesta con bancos), algo que toda persona que visita Polinesia debe probar; en otras islas, y para moverte por ti mismo, alquila un coche (es más barato que un taxi, muy caro). En las excursiones se incluye el transporte, en jeep o canoa.
  5. En Tahiti y todas las islas de Polinesia, como en todo el Pacífico, la propina no es la norma (va en contra de la costumbre polinesia de la hospitalidad), ni tampoco el regateo (salvo en las perlas negras).

 

Hoteles y actividades

Hay una amplia gama de hoteles en Polinesia, más amplia en las islas más turísticas (Tahiti, Mo’orea, Bora-Bora, y Rangiroa): todos son más o menos caros, pero agradables. La mayoría se basan en bungalows, en distintas ubicaciones. Sólo se incluye el alojamiento, por lo general.

La oferta de actividades, tanto en los hoteles como fuera, terrestre y acuática, es muy amplia, adecuada e interesante.

 

PRODUCTOS TÍPICOS

  • LA PERLA NEGRAperlas negras varias

Tras el turismo, el producto más típicamente polinesio es la perla negra. La perla negra (que no es necesariamente negra, sino con irisaciones de varios colores), es el producto de la ostra polinesia (Pinctada margaritifera). Cuando un cuerpo extraño se introduce en la ostra, ésta secreta nácar alrededor: la perla.

Este proceso se reproduce ahora artificialmente, con la inserción de un núcleo en la ostra, y su cultivo en granjas perleras, sobre todo en algunos atolones de las las islas Tuamotu (Manihi, Takapoto,…); tras 1’5-2 años, se extrae la perla.

La perla negra es bastante cara. Sin embargo, es el único producto en el cual se puede regatear. Además, adquiriendo la perla directamente de las granjas, puede salir hasta un 30% más barata.

 

  • PAREOS

Otro producto típicamente polinesio es el pareo, pieza de tela suave (1,80 x 90 cm.), que los tahitianos de ambos sexos utilizan de mil y una maneras. Aunque la mayoría de ellos proceden de Asia, cada vez hay más pareos preciosos pintados a mano hechos en las islas.

  • ESCULTURAS Y TIKIS

  • tatuaje polinesioTATUAJES

Si deseas tener un tatuaje como recuerdo de tu visita, busca a alguien que te lo haga con seguridadad (en la isla de Mo’orea están los mejores), y sabe que hay que estar tres días sin tomar el sol ni bañarse. Hazlo al final de tu visita.

  • MONOI

El aceite de monoi, maceración de aceite de coco con la flor de Tiaré, es el producto típico de belleza de estas islas, y, en diferentes formas, sirve para cuidar todo el cuerpo.

  • MUSICA

Si te gusta la música polinesia, en base a tambores, ukeleles y guitarras, tienes muchos CDs a tu disposición.

 

 

Musica, Cantos y Danzas de la Polinesia

Cook dice en su diario: “Las jóvenes, siempre que se juntan 8 ó 10, bailan una danza muy poco decorosa, el timorodee, llevando el compas con gran precisión al tiempo que entonan canciones y realizan gestos sumamente obscenos en cuya práctica se ejercitan desde su más tierna infancia”; otra antigua danza tahitiana era el upa-upa, danza en pareja y de connotaciones claramente eróticas.

Danza-polinesiaEn una cultura de tradición oral, la danza era un modo de expresión muy importante. Todo el mundo podía bailar, hombres, mujeres, niños, mahus, e incluso personas de rango -a condición que la danza estuviese a la altura de su rango-. Algunas danzas sólo eran ejecutadas de noche, y en otras había que bailar desnudo. Los arioi eran lo que se podría llamar profesionales de la danza.

Los misioneros prohibieron las danzas por ‘paganas’ e ‘indecentes’. Gracias a dios, a partir de la década de 1950, las danzas tahiatianas han visto un resurgimiento cada vez más acentuado, y hoy en día hay multitud de grupos de danza. Asociado al resurgir de Ori Tahiti está el nombre de Madeleine Moua y su grupo Heiva.

 

 

La danza tahitiana u Ori Tahiti no es un folklore, sino uno de los pilares más vivos y representativos de su cultura.

 

La OTEA era una danza en principio reservada a los hombres, aunque hoy hay oteas mixtas y femeninas; de carácter guerrero, se acompaña sólo de percusión, y se baila en filas; los pasos masculino y femenino son totalmente diferentes: el principal de los hombres es el paoti, que consiste en flexionar las piernas y juntar las rodillas; en las chicas, es el vivo movimiento de las caderas, provocado por la flexión alternativa de las rodillas (tamau, ami), con múltiples variantes (fa’arapu, varu, fa’atere).

 

La otea se suele bailar en ambos sexos con el more, la falda de fibra vegetal, hecha de fibra de purau; en los hombres, el more llega hasta un poco más abajo de las rodillas; en las chicas, hasta los talones.

 

La APARIMA es una preciosa danza mimada, una naracción danzada en la cual el movimiento de las manos, que juega un gran papel, interpreta la historia cantada, en general sobre temas de la vida cotidiana, con acompañamiento de tambores, guitarras y ukeleles.

 

Las chicas suelen bailar la aparima con un pareo atado a la cintura., y coronas y collares de flores en la cabeza y cuello.

 

La PAOA es una danza ligada a la fabricación de tapa. Los bailarines sentados en semi-círculo acompañan a un solista vocal dándose palmadas en los muslos, mientras una o varias parejas se levantan y bailan.

El HIVINAU se baila en dos círculos concentricos de hombres y mujeres. ‘Hivinau’ proviene de la expresión inglesa ‘Heave now’.

El Toere, elemento esencial de la orquesta, es un tambor sin membrana tallado de una pieza de madera, cilíndrica, hueca y con una hendidura a lo largo de todo un lado; el origen de la madera y el tamaño del toere establecen su sonoridad (no suelen superar los 80 cm. de largo); su fabricación es artesanal, y se toca con una o dos baquetas de madera; una orquesta suele componerse de varios toere de diversos tamaños.

Otros tipos de tambores son el faatete, tambor de una sóla membrana y el pahu, o tambor de membrana doble.

Hoy en día hay muchos grupos de danza, que se pueden disfrutar no sólo en Tahiti: entre los más importantes destacan: Coco’s Temaeva, Heikura Nui, Tamariki Poerani, Ahutoru Nui, O Tahiti E, Les Grands Ballets de Tahiti, Fenua, y muchos otros.

Los HIMENE -cantos polifónicos- son también particulares de Polinesia Francesa, mezcla de canciones polifónicas polinésicas anteriores a la llegada de los europeos e himnos religiosos protestantes: sus formas actuales son el himene tarava, himene ruau y el ute.

El himene tarava y el himene ruau contribuyen a perpetuar las leyendas maohis. Este último se canta en un tiempo lento por un coro de ambos sexos sentado en semicírculo ante un director o ra’atira himene; el coro, formado por varias filas, se divide en solistas y coro.

El himene tarava es más complejo: como mínimo el coro debe tener 80 personas.

El ute es una canción improvisada por unos o dos solistas con un coro de varios instrumentos: ukelele, guitarra, etc; sus temas suelen ser situaciones de la vida cotidiana.

Otra parte importante de las tradiciones tahitianas es el ‘ORERO: el ‘orero no es solamente maestro en el arte de la palabra: por su educación en todos los dominios del saber, son también la garantía de trasmisión de todos los conocimientos tradicionales.

En las Islas Marquesas, las danzas son muy diferentes: el Haka manu, que imita los movimientos de un pájaro, y la danza del cerdo. La vestimenta marquisiana es también más sobria, a base de materia vegetal.

En las islas Tuamotu, y en toda Polinesia francesa, es también muy popular la música Kaina, a base de ukeleles y guitarras, ligada, entre otros, a los nombres de Marie Mariterangi, y su hermana pequeña Emma.

 

 Heiva y Tahití

La mayor reunión de cantos y danzas de las islas se desarrolla durante el HEIVA I TAHITI (hasta 1984 denominado Tiurai) que se celebra durante tres semanas en el mes de julio.

Tradicionalmente se inicia con las escuelas de danza, y luego los concursos de cantos y danzas: tradicionalmente, estos dividían hasta hace poco en dos categorías: profesional (Hura Tau) y amateur (Hura ava Tau) (para acceder al primero era necesario ganar el segundo). Además del mejor grupo en ambas, se premian también, y es muy popular, la mejor bailarina y bailarín, la mejor pareja, la mejor orquesta de percusión y el mejor vestuario.

También se premia el mejor himene ruau, el mejor himene tarava, el mejor himene tuki y el mejor ute.

La mayor parte de los grupos más conocidos de Polinesia francesa han ganado el Heiva en una o varias ocasiones: Temaeva, Tamarii Papara, Heikura Nui (que ha ganado también en numerosas ocasiones el premio a la mejor orquesta), O Tahiti e, Ahutoru Nui, etc.

 

 

Mis grupos de danzas favoritos

 

TAHITI HERE – El grupo de danza al que está dedicado está pagina, que bailó mi primera noche en Tahiti, Tahiti Here es una asociación sin ánimo de lucro creada en 1996 por Manoela Largo-Teiri y cuyo objetivo s promocionar el baile polinesio en todas sus formas, además de su cultura y tradición. Participo en el Heiva 1999 y más tarde en numerosos intercambios culturales internacionales.

 

HEIKURA NUI – El grupo que dirige Iriti Hoto, ganador del heiva i Tahití en varias ocasiones y varias más del premio a la mejor orquesta.

TAMARI ANUHI NO PUEU – Grupo de danza de Tahití Iti, dirigido por Istella Lehartel (Mamie Stella), ganador en varias ocasiones, de 1994 a 1997, del premio al mejor vestuario del Heiva, y en 1997 tambén del Hura Ava Tau (amateur).

 

AHUTORU NUI – Grupo de danza que dirige Anthony (Coco) Tirao, ganador del Heiva en 2001 y de varios premios más.

 

HITIREVA – Joven pero muy prometedor grupo de danza creado en 2006 por Kehualany Chanquy, bailarina polinesia con experiencia en varios grupos. Ganador del Hura Tapairu 2008 y del Heiva i Tahiti 2010.

NOHOARII – Creado en 2006 por Xavier Nonoha para el Hura Tapairu.

 

Historia y orígenes de la Polinesia

Polynesian BeautyA pesar de las teorías indias de Thor Heyerdhal, parece claro que los polinesios descienden de pobladores del sudeste asiático, que se establecieron al norte de Nueva Guinea y las islas de Micronesia, hace unos 3.500 años (la cultura de la Lapita), y de aquí colonizaron Fiji, hacia el 1.300 a.C., y muy poco después Tonga (hacia el 1.200 a.C), y Samoa (hacia el 1.000 a.C.), y aquí se detuvieron.
La siguiente ola de migración pasó a Tahití y sus islas y se estableció en las Marquesas, hacia el 300-600 d.c. De aquí, un poco más tarde, colonizaron Tahiti y sus islas, Hawaii y la isla de Pascua. La última tierra en ser colonizada fue Nueva Zelanda, hacia el año 1.000.
Raia’tea fue la primera isla del archipiélago de la Sociedad en ser habitada, hacia el 800-830 d.c.; el marae de Taputapuatea es el mayor y más importante marae de toda Polinesia francesa, y cada nuevo marae tenía que tener una piedra de él. Pero la mayor colección de maraes se encuentra al norte de la cercana isla de Huahine, con una antigüedad de unos 1.100 años.
A sí mismos, se dan el nombre de mao’hi (maori en Nueva Zelanda). Navegando en canoas dobles de madera, de velas de pandano, con mujeres y niños, plantas, perros y cerdos, estas gentes colonizaron Tonga y Samoa, las Islas Marquesas y Tahiti y sus islas, guiándose por el sol y las estrellas, en una fantástica epopeya de navegación.

A la llegada de los europeos, desconocían los metales. Antaño, tenían un dios principal (Taaroa, y después, Oro), y multitud de dioses menores. Tanto el culto como toda la vida giraba en torno a los maraes, meaes en las Marquesas, hechos de bloques superpuestos de roca o coral; algunos eran construcciones impresionantes: en ellos tenían lugar también los nacimientos, bodas, entierros… Los árboles que rodeaban los maraes eran a menudo sagrados. Aparte de los maraes, los polinesios adoraban a los tikis, estatuas de piedra, madera o coral, representaciones de los dioses.

La población se dividía en tribus, y se componía de tres clases: Arii, o realeza, Raatira, la aristocracia, y Manahune, la gente común (de ellos se hacían los sacrificios humanos). También había una clase de actores-comediantes que iban por todas las islas: los Arioi, que no podían tener hijos, y entre los cuales estaba muy difundido el infanticidio.

EPOCA EUROPEA

Las Islas Marquesas fueron las primeras en ser ‘descubiertas’ por los europeos: por el explorador español Alvaro de Mendaña, en 1.595. El archipiélago de las Tuamotu fue avistado ya por el holandés Le Maire en 1616, y la primera isla del archipiélago de la Sociedad, Maupiti, fue descubierta en 1722 por el también holandés Roggeveen.

Samoa central in Polynesian
Tahiti fue ‘descubierta’ por el inglés Wallis, en 1767, en una expedición conjunta con Carteret. El navío de Wallis, el Dolphin divisó Tahiti una neblinosa mañana del 18 de junio de 1767, y atracó en la bahía Matavai, al norte de la isla; desgraciadamente, un cuarto de la tripulación estaba enferma de escorbuto, incluido el propio Wallis, y no entendieron bien las intenciones de los nativos, lo que llevó a una descarga de los cañones del Dolphin. Wallis llamó a la isla Isla del Rey Jorge, y la reclamó para Inglaterra.

Menos de un año después, en Abril de 1768, el navegante francés Jean Antoine de Bougainville, en un viaje alrededor del mundo, al mando de sus dos barcos, L’Etoile y La Boudese, echaba el ancla en la laguna aledaña a Hitiaa, al E de la isla. Bougainville, hombre mucho más culto que Wallis, no tuvo ningún problema con los nativos, sino todo lo contrario: ‘los tahitianos nos presionaban a escoger a una mujer e ir a tierra con ella, y en sus gestos, no ambiguos, se denotaba la manera en que teníamos que hacerlo’. Bougainville llamó a la isla Nueva Citérea, en honor al lugar de nacimiento de la diosa del amor Afrodita, y la reclama para Francia. Problemas con las anclas (perdieron varias) limitaron la estancia de Bougainville a nueve días.

Ambos iban a quedar eclipsados cuando, una año más tarde, otro navegante echó el ancla en la bahía Matavai en abril de 1769. En tres viajes al Pacífico entre 1769 y 1779, James Cook dejó aquel totalmente explorado.

Cook arribó a Tahiti en 1769, a bordo del H.M.S. Endeavour, para medir el paso del planeta Venus a través del sol, acompañado por naturalistas de la talla de Joseph Banks y Samuel Solander. Su estancia se prolongó durante tres fructísimos meses, en los cuales hicieron un gran catálogo de las plantas y animales de la isla, y descripciones de la sociedad y costumbres polinesias. Las relaciones con los nativos fueron cordiales, a pesar de la inclinación de los nativos a robar toda clase de objetos. Cook era un excelente navegante. En el viaje de vuelta, descubrió y cartografió completamente las dos islas de Nueva Zelanda.

El español Boenechea arribó a las costas de Tautira, en Tahiti, en 1772 y 1775, pero con escaso éxito. Cook volvió a Tahiti en dos ocasiones más, en 1773-4 y 1777-9, antes de morir en un malentendido con los nativos en las islas Hawaii.

Más de diez años pasaron en Tahiti hasta que otro navío europeo arribase a sus costas. El famoso capitán Bligh, a bordo de la Bounty, llegó en 1788 , con la misión de recolectar la fruta del árbol del pan. Imposibilitado de pasar el cabo de Hornos, hizo ruta por el este, con el resultado de llegar a la isla, tras un penoso viaje, pasada la época de recolección. Forzado a permanecer seis meses en la isla, muchos de sus tripulantes, incluido el primero de a bordo, Fletcher Christian, se unieron a nativas. Una vez la Bounty se hizo a la mar, y al pasar por las islas Tonga, la tripulación del navío se rebeló.

polinesia historia
En 1797 llegaron a Tahiti los primeros misioneros de la London Misionary Society. Hasta Cook, los navegantes se habían cuidado mucho de meterse en los asuntos de la isla, respetando el equilibrio de los distintos jefes, pero desde la Bounty fue distinto: Pomaré II, con el apoyo de los misioneros, se hizo con el control de las islas, abandonó la religión primitiva y adoptó la cristiana.

Pero el monarca más importante de Tahiti fue una mujer: la reina Pomaré IV, quien reinó de 1827 a 1877, y se las arregló para obtener lo mejor de franceses e ingleses, sin casarse ni con unos ni con otros.

En 1840-42 los franceses se hicieron con el control de las islas y fundaron un protectorado. Finalmente, en 1880-88, durante el reinado de Pomaré V, hijo de Pomaré IV, las islas de Tahiti fueron anexadas a Francia.
En la actualidad, Polinesia Francesa cuenta con un amplio estatuto de autonomía, que le permite ocuparse de sus asuntos internos.

Fauna de la Polinesia

By in Australia y Oceania No Comments

FAUNA

La fauna de las islas de Polinesia francesa es pobre en especies, debido a la lejanía de las islas con respecto a las masas continentales.

 

FAUNA terrestre

ChiefsWithKuri1828-El Kurī es el nombre maorí para el perro polinesio En Polinesia no hay mamíferos autóctonos. Perros y cerdos fueron introducidos en las islas por los primeros polinesios, y las ratas vinieron con los exploradores europeos. Los caballos y cabras fueron introducidos en las islas Marquesas por los franceses el siglo pasado.

La variedad de reptiles es también escasa. Destaca un gecko amarillento e inofensivo. En Polinesia no hay serpientes.

 

 

En cuento a insectos, hay mosquitos, avispas, escolopendras, y, en las Marquesas, el nono, una especie de mosquito muy molesto.

FAUNA aviar

En las islas de Polinesia si hay una buena variedad de aves, la mayoría marinas; en los atolones, muchas anidan en el suelo. Antiguamente, las plumas de ciertas aves tenían un carácter sagrado. Las aves marinas incluyen golondrinas de mar, fragatas (grandes aves negras de alas largas y estrechas, muy voladoras, y piratas), alcatraces y faetones, con largas plumas blancas en la cola, muy apreciadas. En el atolón de Tikehau, la protegida isla de los pájaros es el hogar de muchos de ellos.

También hay varias especies de aves terrestres y pájaros, la mayoría de ellas endémicas, sobre todo en las islas Marquesas y en las Australes.

 

FAUNA de las lagunas, arrecifes y marina

Los arrecifes de coral, abundantes en Polinesia, son hábitats únicos, que dan cobijo a varias especies. Los corales son animales primitivos en la escala evolutiva, polipos que van formando poco a poco por agregación de carbonato cálcico, los arrecifes con sus esqueletos. Los corales tienen tentáculos urticantes, por lo que no se debe andar descalzo sobre ellos. Entre los corales más comunes hay madréporas, acróporas, Porites, Millepora (corales de fuego), etc. Los corales son muy sensibles y su importancia en el ecosistema, vital.

Los arrecifes de coral son el hogar de muchas especies de cangrejos y moluscos. Entre los cangrejos, hay cangrejos ermitaños, y destaca el cangrejo de los cocoteros, en las Tuamotu, de gran tamaño, que se alimenta de cocos, y el terrestre, plaga que infesta los cocotales cavando una red de túneles.

Los moluscos son unos animales muy abundantes en las aguas polinesias; a destacar, la ostra polinesia, de la cual se saca la perla negra, producto típicamente isleño, pero en sus aguas también se dan tridacnas, conos, Murex, Cypraeas, Terebras, etc… Muchas conchas son utilizadas en la artesanía: collares de conchas, etc. En las aguas de Polinesia viven también equinodermos: varias especies de erizos de mar, en las cavidades del arrecife, y la holoturia.

 

 PECES

En los arrecifes y lagunas de Polinesia hay amplia variedad de peces, pero menos de lo que se podría pensar, debido a la lejanía de las islas con respecto a las masas continentales.

POLYNESIA

En los arrecifes y lagunas rondan varias especies de tiburones: el tiburón gris de arrecife (raira), de 2m. de largo, afilado y poderoso, abundante cerca de los canales; el tiburón limón, se mueve cerca del fondo, y puede ser agresivo; el tiburón de aleta blanca de arrecife, de 3m. de largo, corriente en las islas Tuamotu; y el tiburón de aleta negra de arrecife y de aleta blanca de laguna (mamaru), pequeños, inofensivos, se encuentran en lagunas y canales. Ocasionalmente, según la época del año, se encuentran tiburones tigre y tiburones martillo.

Entre las rayas, destaca la raya armada, armada de una fila de dientes agudos, que suele enterrarse en el fondo, y la raya leopardo, de menor tamaño, pero más peligrosa, debido a su aguijón. La tercera especie es la manta raya, inofensivo filtrador de plancton que puede alcanzar 4m. de anchura, gran nadadora, de dorso azulado y vientre blanco, y gran boca filtradora rodeada de dos salientes.

Y entre los peces de los arrecifes y las lagunas, hay morenas, ocultas en las anfractuosidades del coral, napoleones, meros, peces cirujano, peces mariposa, peces payaso y damiselas (que viven entre los tentáculos venenosos de las anémonas, en simbiosis), lábridos limpiadores, y peces loro, que rompen el coral con sus picos, etc. El pez piedra, disimulado en el fondo, debe ser evitado por su picadura muy venenosa.

Call Now Button