Oficina en Salt, Girona: 972 230 560

Comuna de Rangiroa

Makatea

By in Polinesia No Comments

Makatea, isla de la Polinesia Francesa, administrativamente parte de la subdivisión administrativa Tuamotu-Gambier. Se encuentra en el centro del Pacífico Sur, a 210 km al noreste de Tahití y a 82 km de Rangiroa.

Es una de las pocas islas de las Tuamotu que no es un atolón. Es una plataforma elevada de coral a 80 m sobre el nivel del mar, de 7,5 km de largo y 7 km de ancho. La superficie total es de 24 km². El fosfato fue explotado desde el 1917 hasta a acabarse en el 1966.

Makatea mapa

La villa principal es Moumu, con 84 habitantes en el censo de 1996. La actividad principal es la agricultura, la producción de copra y el comercio de cangrejos de cocotero. Se encuentran los raros restos de la única vía férrea de la Polinesia, hoy abandonada.

La tradición local dice que la isla fue descubierta por el gran guerrero Tu, un enviado del rey de Tahití Pomare. En su camino a Tikehau, Tu notó la isla rocosa, que él nombró té Ma’a, «Clear Dust». Años más tarde, su hijo Tuanaroa volvió a incorporar oficialmente la isla al Reino de Tahití, dándole el nombre de té Papa, «la Roca Blanca». Otros supuestos significados del nombre de la isla son «una piedra lanzada en el océano», «piedra blanca», «un rostro con los ojos colocados muy separados» (recordando la leyenda afirma que los isleños han ojos colocados muy separados), y «Atea de cara «(Atea siendo una vieja deidad conocida como» el dios blanco «).

Makatea podría ser la isla Sagittaria descubierto el 13 de febrero 1606 por Quirós.

. Fue descubierta en 1722, por el neerlandés Jakob Roggeveen que la llamó Recreación. También se ha conocido como la isla de Roggeveen. Una isla de coral levantada, es parte geológicamente del archipiélago de Tuamotu. Tenía grandes yacimientos de roca fosfórica que fueron minadas por los intereses británicos y franceses a partir de 1908 hasta que los suministros se agotaron en 1966.

El pueblo minero abandonado constituye hoy en día un gran páramo industrial, de gran interés para el turismo industrial y el patrimonio.

Mataiva

By in Polinesia No Comments

Mataiva es un atolón de las Tuamotu, en la Polinesia Francesa. Administrativamente es una comuna asociada a la comuna deRangiroa. Está situado en el extremo noroeste del archipiélago, a 18 km al noroeste de Tikehau, y 80 km al noroeste de Rangiroa.

El atolón tiene una forma ovalada de 10 km de largo y 5,3 km de ancho. La laguna es poco profunda y muy rica en fosfatos. En el centro de la laguna hay un monolito de basalto negro. La corona de escollos tiene nueve canales entre el océano y la laguna. El nombre Mataiva significa «nueve ojos», y muchas veces se escribe incorrectamente como Matahiva. A ambos lados del paso principal está la villa de Pahua unida por un puente de 120 metros de largo. El clima es húmedo y tropical, con una temperatura entre 24 y 30ºC, y una precipitación media anual de 2.500 mm.

mataiva mapa

Fue descubierto por Bellinghausen en 1820, que lo llamó Lazareff. El atolón era visitado esporádicamente desde los vecinos Tikehau y Rangiroa para recolectar copra y tortugas marinas. Desde el 1945 está habitado permanentemente, con una población de 227 habitantes en el censo del 1996.

Mataiva es como entrar en una máquina del tiempo, este pequeño y pintoresco atolón es el tipo de refugio que usted busca para su vida entera a descubrir. A pesar de la limitada infraestructura turística, que ofrece unas vacaciones de escape encantador y se está convirtiendo en uno de los lugares más populares en el archipiélago. Hay magníficas playas de coral, numerosas salidas en snorkel, pensiones a buen precio, un montón de peces y uno de los pocos sitios arqueológicos dignos de mención en las Tuamotu.
La estructura de la laguna Mataiva le da un aspecto inusual: las cabezas de coral crean paredes 50m a 300m de ancho que forma alrededor de 70 cuencas con una profundidad máxima de 10 metros. Visto desde el avión parece un mosaico de verdes. Inolvidable.

 

 

Tikehau el atolón rosado. Por qué visitar Tikehau?

By in Australia y Oceania, Polinesia No Comments

Es uno de los atolones más atractivos debido a las playas de arenas rosadas y blancas que rodean las aguas turquesas de su laguna interior. También cobija numerosas colonias de aves que hacen sus nidos en los pequeños motus. Uno de éstos recibe precisamente el nombre de isla de los pájaros.

 

Por qué visitar Tikehau? 
Una inmensa piscina natural Definida por Jacques Cousteau como el atolón más abundante de Tahití y sus islas, su fauna
submarina es verdaderamente única.
La danza de las mantas raya. 

Sólo posee un paso (una interrupción de la barrera coralina), Tuheiva, y es un spot inmejorable para observar el ballet de las mantas rayas, los bancos de barracudas y de atunes, los tiburones grises o de aleta negra y los delfines azules.

La isla de los pájaros
Los pequeños motus de Tikehau albergan numerosas colonias de aves: alcatraces de patas rojas, gaviotines crestados y grises azulados.

Lori_péruviana
Agradables paseos
Perderse por la graciosa aldea de Tuherahera, entre hileras de cocoteros, buganvillas e hibiscos.
Un Spa ubicado en un bosque de cocoteros
El renombrado centro Manea Spa está ubicado en un resort de lujo, en un entorno donde la arquitectura y la naturaleza se mezclan armoniosamente.
Transporte aéreo diario
se encuentra a sólo 1h30min de vuelo de Tahití. También dispone de y un acceso marítimo regular.
Qué ver en Tikehau? Colonias de pájaro

Tikeau alberga numerosas colonias de pájaros refugiados en sus pequeños motu, entre ellos “la isla de los pájaros”, de alto interés natural y zoológico.

249803600_a83bb4fc0d_o
TOUR DE LA ISLA
Situado a 300 km al noroeste de Tahití y a una decena de kilómetros de Rangiroa, este atolón de forma ovalada cuenta con un largo paso y una serie de islotes, de los cuales el más grande está Tikehau el atolón rosado habitado. El encantador pueblo florido de Tuherahera está construido al sur de este gran motu, y se completa con otros dos: Tuheiava, importante centro de pesca, y Maiai.

 

Rangiroa el atolón más grande

Es el atolón más grande del Pacífico Sur, con una extensión de 70 km de largo. Es como un mar dentro de un mar, que solamente está comunicado con el océano exterior por unos pequeños canales, de los cuales dos son navegables: los pasos “Avatoru” y “Tiputa”. Este entorno natural es ideal para el submarinismo y está a tan sólo una hora de vuelo de Tahití.

Por qué visitar Rangiroa?

  • Laguna azul y arenas rosas:  Un universo de excursiones únicas: por la laguna, a bordo de una barca con el fondo de cristal; a las formaciones coralinas sobreelevadas y a las playas de arena rosada.
  • Caminos de coral: Las aldeas de Tiputa y Avatoru se hallan en las extremidades opuestas del motu y están conectadas a través de un camino de polvo de coral.
  • Perlas negras: Las perlas negras son una de los recursos más valiosos de este archipiélago: una visita a los cultivos de ostras es altamente recomendable.
  • Hoteles y casa de huéspedes para todos los gustos: La mayoría están agrupados en el islote principal, entre Tiputa y Avatoru, con la excepción del hotel Kia Ora Sauvage, un concepto fuera de lo común, para vivir en simbiosis total con la naturaleza.
  • Cruceros “Robinson”: A bordo de catamaranes lujosos, explorando islas vírgenes, Visitas por Rangiroa, Granjas de perlas… Los hoteles y pensiones de Rangiroa, así como los propietarios de las propias granjas, organizan visitas guiadas a los centros perleros. Ya sea natural o de cultivo, la perla de Tahití es un artículo muy prestigioso.
  • Sensacionales fondos marinos: Rangiroa es conocida en todo el mundo por su vida submarina, con barreras coralinas que el comandante Cousteau clasificó como las más hermosas y ricas del mundo. Rangiroa es uno de los lugares más famosos del mundo para la práctica del submarinismo. Tanto para los que hagan su primera inmersión de bautismo explorando la laguna, los estrechos y arrecifes, como para los buceadores iniciados en el deporte; todos quedarán deslumbrados por la riqueza de la fauna submarina y por la incomparable belleza de los fondos y de la flora.                                 El carácter excepcional de este lugar se debe a la fuerte densidad de la fauna en la laguna, en sus dos estrechos de fuertes corrientes, y también en zonas alejadas de la costa. Entre las inmersiones más espectaculares destacan los pasos o estrechos, los arrecifes con abundantes cavernas de nombres como “la gruta de los tiburones” o “la caída y la eólica”. Las nubes de cirujanos, rubios, napoleones se codean con las mantas rayas o leopardo de majestuosos movimientos, mientras desfilan los bancos de jureles del Pacífico y las barracudas.                                                                                                                               Las sensaciones fuertes comienzan en el encuentro con los omnipresentes tiburones grises “raira”, los de punta blanca de arrecife, y los tiburones martillo. Un verdadero festival.

TOUR DE LA ISLA
Rangiroa es la isla más poblada de las Tuamotu y está formada por 240 motu separados por más de 100 hoa (pequeños canales) que dibujan un cinturón coralífero de casi 300 metros de ancho, pero que se extiende a lo largo de más de 200 kilómetros.
Al noroeste se encuentra Avatoru, el pueblo principal de Rangiroa frente al motu Fara. El otro pueblo, Tiputa, está en el lado opuesto del motu y está conectado con el primero a través de una carretera de polvo de coral.
• Laguna azul
Gracias a la increíble experiencia de un paseo en barco con el fondo de cristal se pueden conocer mejor los dos pasos y observar los juegos de los delfines en medio de las corrientes. La clásica excursión a la “Laguna azul”, a una hora en barco, cerca del motu Taeooo, acuario natural gigante en una laguna maravillosa, encarna por sí sola el sueño polinesio. Los bancos de peces y las
cristalinas aguas incitan al buceo. Los motu que flanquean este lugar albergan diversas especies de aves raras, como las cotorras “vini ultramarina”.
• Isla de los arrecifes
La excursión a la “Isla de los arrecifes” para conocer las extraordinarias formaciones de coral elevadas se puede ampliar con una visita a “las arenas rosas”, una mezcla sorprendente de cielo azul, arenas rosas y aguas turquesas de la laguna.

 

 

Call Now Button